Preparación de la Tarta de Queso y Limón

  • 1º) Preparar la decoración: lavar los limones, secarlos con un paño y mondarlos (sólo la parte amarilla); cortar la corteza en tiras finas con un cuchillo afilado y ponerlas en un cuenco. En un cazo llevar a ebullición 100 ml de agua con el azúcar, dejar hervir durante 1 o 2 minutos, hasta que el azúcar se disuelva por completo y el almíbar sea transparente. Verter el almíbar hirviendo sobre las tiras de limón y dejarlas macerar durante 24 horas, para que se confiten ligeramente.

  • 2º) Reducir a polvo las galletas con la mano del mortero, trasladarlas a un bol y añadir la mantequilla previamente fundida, el azúcar y una pizca de canela; mezclar bien con una cuchara de madera. Verter la pasta en un molde desmontable de 24 cm de diámetro untado con mantequilla y espolvoreado con harina, y ejercer una presión con el dorso de una cuchara hasta obtener una capa uniforme sobre el fondo y sobre las paredes.

  • 3º) Preparar la crema: trabajar las yemas con el azúcar hasta obtener una crema homogénea; agregar la harina y la vainilla tamizadas. Llevar a ebullición la leche con la corteza de limón y añadirla a la crema, filtrándola a través de un colador. Llevar a ebullición a fuego lento, sin dejar de remover. Cocer durante 7 u 8 minutos a fuego medio, retirarla del fuego y dejarla enfriar.

  • 4º) Batir el queso con la nata e incorporar los huevos uno a uno, removiendo bien; agregar a la crema anterior. Verter la preparación en el molde, repartiéndola con una espátula, y hornear la tarta a 180 ºC durante 45-50 minutos. Retirar la tarta del horno, dejarla enfriar, desmoldarla sobre una fuente, decorar la superficie con las tiras de limón confitadas, escurridas y secas, espolvorear el azúcar moreno y servir.

Receta de Tarta de Queso y Limón

By Flopis y Manjonei.

RECOMENDACIÓN

Para que el pastel de queso no se quiebre por encima al hornearlo, se recomienda no batir demasiado los huevos cuando se incorporan con el queso cremoso. Adicional u optativamente, cuando el pastel esté cuajado, se puede apagar el horno, y dejar que se cocine con el calor remanente.